Read e-book El secreto del Highlander (Los MacLeods 2) (Spanish Edition)

Free download. Book file PDF easily for everyone and every device. You can download and read online El secreto del Highlander (Los MacLeods 2) (Spanish Edition) file PDF Book only if you are registered here. And also you can download or read online all Book PDF file that related with El secreto del Highlander (Los MacLeods 2) (Spanish Edition) book. Happy reading El secreto del Highlander (Los MacLeods 2) (Spanish Edition) Bookeveryone. Download file Free Book PDF El secreto del Highlander (Los MacLeods 2) (Spanish Edition) at Complete PDF Library. This Book have some digital formats such us :paperbook, ebook, kindle, epub, fb2 and another formats. Here is The CompletePDF Book Library. It's free to register here to get Book file PDF El secreto del Highlander (Los MacLeods 2) (Spanish Edition) Pocket Guide.

Products of this store will be shipped directly from the US to your country.

Products of this store will be shipped directly from the UK to your country. Products of this store will be shipped directly from China to your country. Products of this store will be shipped directly from Japan to your country. Products of this store will be shipped directly from Hong Kong to your country.

Products of this store will be shipped directly from Kuwait to your country.


  • In Gods Time - Return to Sugar Land!
  • Der Weg eines Kämpfers (German Edition).
  • Dictionary Of The Strange Curious Lovely - emjelobur.tk.
  • Umgang mit belastenden Situationen (German Edition);

Oman Change Country. Shop By Category.


  1. kitlnuz.tk Ebooks and Manuals;
  2. Challenges & Blessings.
  3. SUPER E-BOOKS LIBRARY?
  4. How to Plan a Chic Cheap Wedding (Do It Yourself Book 1).
  5. .
  6. trtpdlh.tk Ebooks and Manuals.
  7. My Orders. Track Orders. Change Language. English Arabic. Important Links. Follow Us. App Download. US UK. Thank you for subscribing! Please check your email to confirm your subscription. Our Stores. Bueno, ya no importa. Es demasiado tarde. No era posible negar el lado cruel de Sleat. Su brutal repudio de la hermana de Rory lo demostraba.

    Por lo tanto, Margaret MacLeod era prescindible. Sobresaltada, Isabel dio un salto y los pies le resbalaron en la piedra del adarve. Pero ya no enemigos. Nuestros esponsales han puesto fin a la enemistad. Sus decisiones eran respetadas. Conozco a mis hermanos. Ian lamenta mucho los problemas que ha causado. Rory MacLeod era demasiado observador. Piensa, Isabel. Instrucciones para complaceros. Se le encendieron las mejillas. Dios santo, estaba muy cerca de ella. Lo que fuera por tocarlo.

    El aire entre los dos soltaba chispas. Sus labios estaban dolorosamente cerca. Su especiado sabor. Iba a quedar decepcionada. Volved a la torre. Tengo trabajo que hacer. Y, en el futuro, permaneced en el interior cuando haya tormentas peligrosas. No quiero tener que salir a buscaros otra vez. No era posible confundir la identidad de la mujer ni tampoco la del hombre.

    Su plan progresaba sin tropiezos. Isabel MacDonald era de una rara belleza. Una Helena de Troya pelirroja. MacLeod la deseaba. Su sobrinita. Era muy joven e inexperta.

    incuxjm.tk Ebooks and Manuals

    Eso era parte de su encanto. No confiaba en ella. Sobresaltada, Isabel se puso en pie de un salto. Con dureza. Suavemente, le puso la mano en la aterciopelada piel de la nuca, absorbiendo el dulce perfume de lavanda mientras se inclinaba para examinar sus pendientes.

    Solo una caricia, una sola Por las llagas de Cristo. Dejar que siguiera en la vieja torre, ella sola, era un riesgo innecesario.

    Y luego por otras razones. Su objetivo no era seducirlo con sus explicaciones, solo distraerlo. La piel le cosquilleaba, llena de vida. Que la tocara. Sus nuevos aposentos la impresionaron.

    divergence Manual

    Pero incluso Alex evitaba las conversaciones largas. De vez en cuando, lo miraba a hurtadillas. Pero esa noche no. Sus ojos se abrieron de golpe. Ni tampoco un cobertor de seda.

    Y la lavanda emanaba de sus cabellos y no de la almohada. El peso de sus pechos en el brazo era demasiado. Por todos los diablos. Pasaba tan poco tiempo con ella como antes. Los secretos de los MacLeod estaban bien escondidos. MacLeod ya sospechaba bastante de ella. Probablemente, un poco de las dos cosas. Lo que de verdad la frustraba era su propia falta de indiferencia. Eran corteses, pero distantes. A esas alturas, esperaba estar a punto de conseguir que Rory se enamorara de ella.

    Eso estaba a punto de cambiar. Las luchas y el pillaje eran un modo de vida para los guerreros del clan. En el centro —literal y figuradamente— estaba Rory MacLeod. Sus hombros y sus brazos eran tan fuertes y duros como el granito, rematados por un vientre liso envuelto con apretadas bandas de tela. Era un baluarte de fuerza, inamovible e inconmovible. Los dos hombres giraron uno en torno al otro, como si fueran gladiadores en la arena de la antigua Roma.

    En privado, por favor.

    Rory estaba casi siempre con Alex y dos de los miembros de su guardia personal luchd-taighe, Colin y Douglas. Eran un cuarteto impresionante. Recordaba a Douglas de su breve visita a la corte. Un hombre de pocas palabras. Aun en el caso de no saber que era jefe, el orgullo de su porte no dejaba lugar a dudas. Finalmente, Rory se detuvo en un punto que daba sobre el loch, permitiendo que ella lo alcanzara.

    Era sencillamente hermoso. Espero no haber estropeado los ejercicios. Era como hablar con un muro de piedra. Tus hermanos tienen que practicar. Desde su regreso a Dunvegan. En realidad, mi padre es un hombre muy ocupado y no pasaba mucho tiempo conmigo Tampoco lo era el constante recordatorio que palpitaba bajo su plaid.

    Estar tan cerca de ella por la noche y no poder hacer nada al respecto le estaba afectando. Rory se maldijo por su inusual impulsividad. Con el rabillo del ojo la vio, soltando chispas, a su lado.